» Inicio » Portada
miércoles 12 diciembre, 2018

Otorgan la distinción Maestra Ilustre a una docente de Cushamen

Cintia Segundo recibió el reconocimiento en el Ministerio de Educación de la Nación, donde se distinguió a docentes de todo el país. En la región precordillerana es maestra de Nivel Inicial de la Escuela 69 de Colonia Cushamen y realiza una tarea itinerante para llevar el servicio educativo a la población dispersa.

Loriana salta feliz cuando del otro lado de la tranquera de su casa, en Colonia Cushamen, ve a su señorita Cintia llegar. Son las 9.30 de un jueves de septiembre y hace rato que se despertó para esperarla. “Ella sabe el día que viene su maestra y se prepara porque lo disfruta mucho. Tiene cinco años y desde los tres que hace el jardín con esta modalidad”, cuenta Romina, su mamá.

Cintia Segundo es docente de Nivel Inicial. Vive en El Maitén, pero de lunes a viernes reside en la Escuela 69 de Colonia Cushamen, donde desde hace cuatro años es maestra itinerante, una modalidad que funciona en el ámbito de la ruralidad para atender la matrícula dispersa con el objetivo de asegurar la asistencia educativa.

Cuarenta y ocho horas antes de llegar a la casa de Loriana, Cintia se subió por primera vez a un avión para llegar hasta Buenos Aires y recibir, de manos del ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro, y de la subsecretaria de Educación del Chubut, Alejandra Von Poeppel, la distinción como “Maestra Ilustre” de la provincia. El 11 de septiembre, en el Palacio Sarmiento, docentes de toda la Argentina fueron reconocidos por su tarea diaria.

En los fundamentos para su elección, se subraya que Cintia “se destaca por su capacidad y compromiso social, hecho que se traduce en la implementación de las diversas estrategias que implementa para hacer efectiva la inclusión educativa, con propuestas pedagógicas creativas, innovadoras y variadas”.

Trabajar en la ruralidad

Cintia estudió los profesorados de Nivel Inicial y Primario en el Instituto Superior de Formación Docente N° 809, de Esquel. Egresó en 2006 y estuvo dos años y medio en la Escuela 420 de El Maitén. Después empezó a trabajar en la ruralidad y allí sigue hasta el día de hoy: fue docente en las escuelas 59, de Fofo Cahuel; en la 63, de Chacay Oeste y desde 2015, en la 69.

Para que la distancia no aleje a los más chicos de la escuela, la “itinerancia” lleva al docente hasta la casa misma de los pequeños, después de recorrer algunos kilómetros de ripio, abrir y cerrar tranqueras y circular por caminos escarpados. “Hoy tengo a tres alumnos que viven a más de 10 kilómetros de la escuela: Loriana, Lucas y Nasael. A otros cuatro alumnos los veo todos los días, en la sala, porque viven en el predio de la institución”, cuenta.

Se traslada con una valija donde guarda juguetes, libros y material didáctico; también suele llevar la guitarra y el mástil con la bandera argentina. Procura que los encuentros sean lo más parecidos posible a los que se producen en la sala. Para eso hay una rutina de inicio, actividades planificadas para la unidad didáctica y momentos de juego. Y, como en la escuela, se iza la bandera argentina mientras en la guitarra toca los acordes de la canción de Mercedes Sosa, “Sube, sube bandera del amor”, y Loriana hace su aporte cantando algunas estrofas.

star star star star star Califica esta nota con estrellas 5 basadas en votos
Comentarios
Puede ser el primero en escribir un comentario
Acerca del autor
Miembro desde: vie, nov 24, 2017
Última vez en línea: vie, nov 24, 2017
Periodista de Diario Chubut - Contacto: diariochubut@gmail.com - Twitter: @DiarioChubut - Facebook: /DiarioChubut
Patrocinador
Noticias populares
Patrocinador